Saltar al contenido

Tolerancia

Ser un buen líder y un buen empleado se demuestra tanto en los buenos como en los malos momentos. Cuando las opiniones, ideas o valores de los demás no coinciden con las propias, los líderes optan por la tolerancia.

Al ser una cualidad muy importante, nos adentraremos en este tema diciendo qué es la tolerancia, cómo se refleja en un buen líder y cómo aplicarla en la vida diaria.

¿Qué es?

La palabra tolerancia viene del latín y significa “soportar” o “aceptar”. Por ello, la tolerancia es la actitud de respeto que una persona tiene ante las ideas, opiniones, preferencias o acciones de los demás aun y cuando no coincidan con las propias.

La tolerancia va más allá de las diferencias individuales, pues se extiende al respeto y aceptación de un grupo hacia otro. Esta cualidad es fundamental para la convivencia social y es de hecho considerado un valor jurídico, pues permite la cultura democrática.

¿Cómo se refleja en un buen líder?

La tolerancia es parte del carácter de un líder de varias maneras. Por ejemplo, cuando los demás cometen un error el líder tolerante asume las responsabilidades del error, platica con la persona que lo cometió, le enseña cómo se debe hacer el trabajo para no caer en más equivocaciones, pero, sobre todo, escucha las razones por las cuales el empleado o compañero cometió tal error.

Además, un líder tolerante obtiene lo mejor de sus compañeros de trabajo, socios y empleados cuando escucha sus ideas y opiniones, específicamente en los casos en los que hay desacuerdos.

Uno de los retos más grandes de un buen líder es distinguir qué acciones debe tolerar y cuáles no.

La clave se encuentra en no tolerar acciones que dañen o perjudiquen la confianza en la empresa y en el líder, así como no tolerar aquellas cosas que dificulten el trabajo en equipo. Por ejemplo, no se debe tolerar a las personas que causan divisiones en la empresa, ni a las que le falten el respeto a sus compañeros o al líder.

¿Cómo aplicarla en la vida cotidiana?

Para desarrollar una actitud más tolerante se puede hacer lo siguiente:

  • Empatizar con los demás, intentando entender por qué toman ciertas decisiones, es decir, ver las situaciones desde su perspectiva.
  • Preguntar directamente a las personas por qué piensan de esa forma, es decir, cuestiónalos pacíficamente sobre las razones de sus ideas.
  • No dar tanta importancia a las diferencias entre sí mismo y los demás, sino enfocarse en las similitudes.
  • Aprender sobre otras culturas y costumbres, de forma que se logre valorar las diferencias.
  • Cuando la actitud de otras personas sea molesta, dar un paso atrás, respirar e intentar no reaccionar de forma agresiva.

La tolerancia es muy útil no solo en espacios de trabajo, sino también en nuestra vida diaria, pues hoy en día existen grandes diferencias de opinión y solo esta cualidad puede ayudarnos a conseguir una convivencia pacífica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *