Saltar al contenido

Paciencia

paciencia

Tanto un líder como un empleado tienen metas en común, por ejemplo, ambos buscan ser respetados en su trabajo, lograr confianza y admiración por parte de sus compañeros y, por supuesto, obtener más dinero.

Con el fin de lograr estos propósitos, se han identificado ciertas cualidades que un buen líder y un buen empleado deben desarrollar, de las cuales una de las más importantes es, sin duda, la paciencia. Describiremos en qué consiste , cómo se refleja en un líder y de qué forma se puede aplicar en la vida cotidiana.

¿Qué es la paciencia?

La paciencia es la capacidad de tolerar situaciones de estrés o molestia sin expresar quejas o malestar. Esto representa la madurez de una persona, pues es un rasgo del dominio de sí mismo.

Características

Una persona con paciencia tiene la habilidad para actuar de manera positiva en las situaciones de incertidumbre, ser asertivo y un excelente observador.

La paciencia es imprescindible para cumplir las metas a largo plazo, por lo cual su ausencia tiene repercusiones negativas.

Es una cualidad que ayuda a la toma de decisiones y a manejar la presión en situaciones complejas. Esta cualidad está de la mano con la perseverancia, ya que ambas ayudan a seguir esforzándose aún y cuando se ha cometido un error o cuando los resultados positivos no llegan inmediatamente.

La paciencia de un líder debe estar presente especialmente en un área: el aprendizaje de los empleados.

Una empresa exitosa tiene como base a sus empleados, entre más rápido y mejor aprendan, la empresa estará en mejores capacidades para evolucionar. Sin embargo, un buen líder debe ser consciente de que el proceso de aprendizaje de los empleados normalmente conlleva errores, por ello debe ser paciente y dar retroalimentación a los empleados sobre la forma adecuada de realizar las tareas.

Cabe mencionar que la falta de paciencia laboral en un líder desembocará en que éste sea impulsivo, obsesivo y ansioso, lo cual generará condiciones negativas para la empresa y en el clima laboral.

Tres razones para desarrollar la paciencia

  1. Cuando un líder es paciente se da más tiempo para tomar decisiones importantes y puede reflexionar sobre las consecuencias de cada una de las posibles opciones y así saber cuál es la más conveniente. En otras palabras, ser paciente te ayudará a tomar mejores decisiones.
  2. Cundo los líderes son pacientes, los empleados sienten menos presión por destacar y pueden realizar su trabajo bajo menos estrés. Estas acciones aumentan la calidad del trabajo y mejoran el clima laboral.
  3. Al establecer un lugar importante al hecho de ser paciente, se eliminarán las prisas y, por ello, los errores serán menos frecuentes.

Diferencia entre paciencia y pasividad

Es importante mencionar que muchas personas confunden “pasividad” con “paciencia”, asumiendo que la paciencia es aguantar o soportar malas situaciones, cuando no es así.

Una persona pasiva deja actuar a los demás, aunque estén tomando malos caminos, permitiendo todo tipo de cosas sin interferir, en lo más mínimo.

Una persona paciente sobrelleva las situaciones difíciles, pero aguarda el momento indicado y cuando este llega, actúa sin dudarlo y poniendo solución al mal momento.

¿Cómo ser paciente?

La paciencia es una cualidad que se puede poner en práctica en casi todas las situaciones.

Algunos ejemplos de paciencia en la vida cotidiana es cuando un restaurante está lleno y es necesario esperar una mesa o cuando se tiene que llegar a un lugar de forma urgente y hay mucho tránsito en las vías de la ciudad.

Para desarrollar tu paciencia te recomendamos:

  • Identificar qué te hace ser impaciente. Detecta las situaciones en las que sueles actuar de forma impaciente. Esto te permitirá establecer algún plan de acción para enfrentarlas de mejor manera.
  • Realizar ejercicio físico. Está comprobado que el bienestar corporal ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Busca una actividad que te guste, puede ser ir al gimnasio, jugar algún deporte con amigos, nadar u otras actividades físicas.
  • Aceptar que no todo el mundo funciona tan rápido como deseas. Algunas cosas necesitan su tiempo para evolucionar, así que disfruta el proceso y no sólo la meta.
  • Identificarte con las demás personas. Genera empatía con tus clientes, socios y empleados, de esa manera entenderás por qué realizar ciertas acciones les toma más tiempo que a ti.
  • Reconocer que ser paciente te ayudará a alcanzar los objetivos de la empresa, pero también te brindará una vida más relajada, alegre e incluso feliz.

Características de una persona paciente

Te compartimos los que te brindaría aplicar esta cualidad sobre tu persona:

  • Reconocimiento a otros:  Respeta las distintas formas de pensar y capacidades, desarrolla la empatía y reconoce lo que son capaces de hacer, incluso a veces mejor que tú.
  • Brindar espacio: A veces tenemos una capacidad acelerada para resolver situaciones, pero debes entender que no todos los comparten, cada quien tiene su propia necesidad de espacio y tiempo y en ocasiones las situaciones no suceden tan rápido como quisiéramos. Permite que las cosas se desarrollen a su tiempo, así tendrás un mejor aprovechamiento en proyectos y desempeños.
  • No presionarse: No debes estancarte, pero, aunado al punto anterior, haz las cosas paso a paso y no intentes acelerarlo. Fluye con las situaciones.
  • Sacar el provecho de todo: .Aunque algo no salga como lo tenías planeado, busca el lado positivo y obtén el aprendizaje o lo que te favorece de lo sucedido.
  • Relajarse: Puedes usar técnicas como respiración o ejercicios para no sentirte presionado
  • Aceptar: Hay cosas que son funcionales como están, por eso no intentes cambiarlas, mientras en otras es necesario ese cambio. Diferencia con cuidado, no quieras cambiar todo a tu manera.
  • Tener paciencia consigo mismo: Es uno de los puntos más importantes. Aprende a reconocer tus fortalezas y debilidades. Analiza qué puedes cambiar para mejorar, cuando tengas calma contigo mismo entenderás mejor lo que te rodea.
  • Delegar: De la mano de no sentirte presionado se debe saber cuándo transferir las responsabilidades a otros para no tener que abarcar más de lo necesario.
  • Ser organizado: Si llevas cierto orden en tu vida te será más fácil identificar los momentos donde necesitas ejercer alguna de estas recomendaciones.

¿Cómo es un líder con paciencia?

No es suficiente conocer las características, en este caso te presentamos los atributos específicos de un líder con paciencia.

Conoce 3 grandes rasgos al respecto:

  1. Ventaja competitiva. Esto significa que al ser paciente se crea una cualidad especial que diferencia a tu empresa y a tu forma de trabajar de las demás compañías del mismo ramo. Ser paciente te dará el beneficio de obtener mejores resultados, más clientes y, por ende, más ganancias económicas.
  2. Facilidad de lidiar con las situaciones y personas difíciles. Cuando se crea un problema, un líder con estas características no entra en pánico, sino que mantiene la calma y valora la mejor manera de resolver los conflictos.
  3. Saber cómo tratar a cada empleado, socio o cliente. Así, sus tratos y relaciones son más exitosas.

¿Conoces a alguien que tenga estas características?

¿Qué sucede cuando no lo eres?

Tomando en cuenta lo que hemos mencionado, quizás te preguntes, ¿qué sucedería si no lo soy?

Te compartimos las consecuencias de la impaciencia:

  • Tu salud se degenera. La impaciencia aumenta conductas destructivas como el estrés, la ansiedad e incluso la violencia.
  • Genera problemas innecesarios. Cuando las decisiones se toman apresuradamente no se consideran todas las variables, por lo que muchas veces se generan conflictos u obstáculos que pudieron evitarse en primer lugar.
  • Se generan patrones de comportamiento erróneos en los cuales la impaciencia es un factor común y se vuelve cada vez más complicado salir de esos círculos viciosos. En otras palabras, ser impaciente se convierte en un hábito difícil de romper.
  • Cuando los empleados de un líder consideran que el líder no es paciente, entonces no se sienten cómodos confiando en que pueden acudir a él por ayuda. Por lo cual, la comunicación se complica, los malentendidos se incrementan y la calidad del trabajo disminuye.

Ejemplos de un líder paciente

Aunque esperar y ser precavido no parecen ser características de los líderes, sí son cualidades que forman parte de su personalidad.

Nelson Mandela es uno de los líderes que puso en práctica la paciencia. Él fue abogado, político y líder sudafricano. Actualmente es conocido porque luchó de manera pacífica contra los estereotipos raciales y por ello fue presidente de Sudáfrica en 1994.

Nelson Mandela mostró interés por la política desde su juventud, por lo que formó parte de un partido político que luchaba por los derechos de las personas de color. La situación en contra de los negros empeoraba cada vez más y en 1948 el gobierno instauró un ideal de nacionalismo blanco.

Este gran líder no se dio por vencido y organizó varias revueltas pacíficas, su lucha duró más de 10 años. Debido a su liderazgo y figura pública contra el gobierno fue encarcelado por 27 años. La presión internacional y las revoluciones sociales que lo tomaron como estandarte lograron que en 1990 Mandela fuera liberado.

Tras salir de la cárcel, continuó luchando por la democracia de su país. Su constante esfuerzo hizo que se realizaran las primeras elecciones democráticas de Sudáfrica. En ellas, Nelson Mandela fue electo como representante de todos los ciudadanos de su país.

Mandela representa la paciencia y la constancia en el liderazgo, pues a pesar de todas las adversidades que tuvo que enfrentar en su lucha, logró la libertad y la igualdad de derechos de las personas de color.

¿Qué obstáculos tenemos para ser pacientes?

Identificar los obstáculos más comunes para desarrollar la paciencia nos ayudará a saber a qué nos enfrentamos. Te presentamos los tres principales obstáculos para ser un líder o un empleado paciente.

  1. La expectativa que se genera sobre el papel del líder. Las expectativas del mercado, de los clientes, compañeros de trabajo o socios demandan que los procesos se lleven a cabo de manera muy rápida y de buena calidad.

Ante esto, es importante que los líderes se tomen el tiempo necesario para tomar las mejores decisiones y aprendan cómo manejar las demandas y expectativas que los demás imponen sobre ellos.

  1. Aunque la tecnología puede aprovecharse de muchas maneras, también puede ser un obstáculo para ser paciente. Disrumpe constantemente el ambiente de trabajo y genera muchas distracciones.

Un número elevado de interrupciones pueden causar impaciencia e inestabilidad e incluso conducir a los errores. ¡Hay que aprender a poner en silencio el celular y a posponer la lectura de los correos electrónicos!

Para realizar las actividades de la mejor manera es importante enfocarnos en una sola tarea.

  1. La necesidad de progresar constantemente es un aspecto cada vez más notorio en los profesionistas. Este sentimiento conduce a la ansiedad y al estrés innecesario. ¡Tómate un respiro! Si planeas las labores adecuadamente, todo saldrá bien. No hay necesidad de presionarte de más.

Ten en cuenta que algunas cosas necesitan su tiempo, sé paciente y obtendrás más beneficios de los que imaginas.

¿Dónde aprender más sobre la paciencia en el liderazgo?

Si te interesa tener más información sobre la paciencia, consulta los siguientes libros:

  1. El poder del carácter en el liderazgo. Este libro de Myles Munroe describe la moralidad, los valores y los principios que los líderes deben desarrollar para tener un carácter de líder. La paciencia es una de las cualidades que este autor aborda.
  2. El libro de la paciencia. Esta publicación de Alberto Atala no se enfoca solamente en el liderazgo, sino que toca varias esferas de la vida de las personas. Sobre todo, resalta que desarrollar esta cualidad ayudará a combatir la violencia en general y a lograr una vida más saludable y feliz.
  3. Patience. Este libro de Lr Thomas tiene un enfoque psicológico y brinda algunos lineamientos muy útiles para liderar tomando en cuenta los problemas asociados al mundo actual, como la ansiedad y el estrés. Su antídoto es precisamente la paciencia.
  4. Si buscas algo más espiritual te recomendamos el libro El poder de la paciencia del Dalai Lama. Está publicado por la editorial La nueva espiritualidad y es una guía de 4 sesiones para desarrollar la paciencia.

Finalmente, hay que tener en cuenta que la paciencia pone a prueba el interés de lograr una meta, pues alcanzar el éxito es un proceso largo y la mayoría de las veces lleno de complicaciones. 

¿Cómo pondrías en práctica la paciencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *