Saltar al contenido

Liderazgo transaccional

Liderazgo Transaccional

Actualmente, las empresas buscan líderes eficaces, capaces de influir en los empleados hasta lograr que cumplan metas muy específicas a corto plazo. Ante esta necesidad, presentamos el tipo de liderazgo que ayuda a las personas más influyentes a lograr que sus empresas logren cumplir las metas que se proponen.

En este artículo describiremos qué es el liderazgo transaccional y cuáles son las ventajas y desventajas de ponerlo en práctica.

¿Qué es el liderazgo transaccional?

El liderazgo transaccional también se conoce como liderazgo institucional o gerencial. Su característica principal reside en que el trabajador ofrece sus servicios y posteriormente recibe algo a cambio, surgiendo, como su nombre lo indica, una serie de intercambios que derivan en una recompensa si se cumple una meta específica. Para saber qué debe recibir el empleado su trabajo es evaluado de forma cuantitativa; es importante mencionar que el líder pone en práctica tanto medidas positivas como negativas. Si el empleado cumple con la meta propuesta, entonces el líder le brinda un beneficio, estos pueden ser desde un agradecimiento o una felicitación hasta un bono, premio o ascenso en la empresa. Por otra parte, las medidas negativas se emplean cuando el empleado no logra cumplir con su meta o comete algún error. Las medidas negativas pueden ser desde castigos verbales hasta el despido, dependiendo del nivel del error.

Ventajas

Algunas ventajas del liderazgo transaccional son:

  • Tiene excelentes resultados, ya que plantea un sistema objetivo de trabajo
  • Tanto el trabajador como el líder obtienen un beneficio
  • El trabajador considera que su esfuerzo es valorado y recompensado
  • Es efectivo a corto plazo, pues se obtienen buenos resultados rápidamente
  • Las recompensas tienen efectos positivos en los empleados, por lo que desean seguir trabajando con el líder

 Desventajas

  • Los trabajadores realizan las tareas que se les pide y no se esfuerzan más
  • El trabajador no siente lealtad hacia el líder o hacia la empresa, sino que trabajará para el mejor postor
  • La relación entre el líder y el trabajador solo es de trabajo, por lo que se torna impersonal
  • El líder no toman en cuenta el ambiente laboral, el cual normalmente es de competencia
  • Si el líder o el trabajador no se sienten satisfechos con las ganancias que están obteniendo, la relación se torna deficiente
  • El trabajo se enfoca en las metas, por lo que el proceso de trabajo no genera satisfacción para el trabajador

¿Cuándo usar el liderazgo transaccional?

 Este tipo de liderazgo es útil cuando se busca mejorar los resultados que obtienen los empleados y cuando se tiene una crisis o emergencia. Para ello, es importante que el líder establezca claramente cuáles son las tareas de cada empleado, así como la jerarquía de la empresa.

 ¿Cuándo no usar el liderazgo transaccional?

 No es tan recomendado si se busca cambiar las formas de trabajo y debe tomarse en cuenta que bajo este estilo de liderazgo, el empleado no es creativo ni emprendedor, pues sólo realiza las tareas que el líder establece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *