Saltar al contenido

Liderazgo positivo

Liderazgo positivo

Un buen líder no es aquella persona que guía a los demás por medio de mandatos y que asume la responsabilidad de todo lo que sucede en la empresa.

Actualmente, un buen líder es aquél que sabe escuchar las opiniones de los miembros de su equipo, los invita a colaborar mano a mano, promueve la creatividad y comparte las decisiones de la empresa.

Ahora bien, hay muchos estilos de liderazgo que se pueden combinar para lograr el buen funcionamiento de una empresa, uno de ellos es el liderazgo positivo y se enfoca en crear un buen ambiente de trabajo y desarrollar al máximo las destrezas de sus empleados.

A continuación abundaremos en qué es el liderazgo positivo, cómo aplicarlo en una empresa y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

El liderazgo positivo se refiere a las prácticas positivas que realizan las organizaciones con el fin de obtener cambios que se reflejen en la eficiencia organizativa. Por ello, cuando se utiliza este tipo de liderazgo los empleados se sienten escuchados, valorados y disfrutan el ambiente laboral en el que se desenvuelven día con día.

Dicho estilo de liderazgo busca que los empleados tengan salud mental y disfruten realizar su trabajo. Además, el líder resalta las habilidades y puntos fuertes de cada empleado, promueve el trabajo en equipo y cada persona desarrolla sus habilidades al máximo nivel.

Lo más importante del liderazgo positivo es despertar el interés de los empleados y hacerlos sentir orgullosos cuando hacen su trabajo de forma correcta.

¿Cómo aplicarlo?

Hay ciertas actitudes que se deben desarrollar para aplicar el liderazgo positivo. Por ejemplo, un líder que desee guiar su empresa utilizando este tipo de liderazgo debe saber agradecer a sus empleados por llevar a cabo sus tareas en tiempo y forma. Además, debe fomentar la creatividad de los empleados, de manera que cada uno pueda aportar nuevas maneras de trabajar.

Asimismo, un líder positivo aprende de los errores que él mismo comete y promueve que sus empleados también lo hagan por medio de retroalimentaciones constantes.

La personalidad de un líder positivo es optimista, productivo, creativo, confiable, desinteresado, atento y motivador. Lo más importante es que el líder contagie a los empleados de un sentido o propósito, que les diga hacia qué meta se mueve la empresa y sobre todo que dé sentido a su labor.

Ventajas

Algunas de las ventajas de este estilo de liderazgo son:

  • Los empleados se sienten comprometidos con la empresa, “se ponen la camiseta”.
  • El líder tiene más ideas con las cuales trabajar en su empresa.
  • Cuando hay un buen ambiente de trabajo los empleados son más estables y trabajan de manera más eficiente.

Desventajas

Por su parte, algunas desventajas son:

  • Muchos empleados prefieren que les digan qué hacer y no involucrarse de otra manera en la empresa.
  • No todos los líderes saben o quieren escuchar las ideas de sus empleados.
  • Puede ser más complejo tomar decisiones cuando hay muchos intereses involucrados

Sin duda, lo más importante es reconocer qué estilo de liderazgo es el adecuado para la empresa que llevamos y así dirigirla con eficiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *