Saltar al contenido

Liderazgo personal

Ser un buen líder no significa solamente saber guiar a los demás, sino también guiarse a uno mismo rumbo al éxito. Ello implica poner en práctica el liderazgo personal.

Este estilo de liderazgo se refiere a la habilidad de los individuos para guiar su propia realización personal y profesional. Dada la importancia de este tema, a continuación abordaremos qué es el liderazgo personal y cómo se puede poner en práctica.

¿Qué es?

El liderazgo personal apunta a la capacidad de conseguir de forma satisfactoria las metas personales, lo cual implica planeación, constancia, determinación y compromiso con los objetivos establecidos. Para ello, es necesario el conocimiento de uno mismo, de manera que se identifiquen cuáles situaciones propician y dificultan el trabajo. Por ejemplo, es importante saber cuál es el ambiente más propicio y el menos propicio para trabajar, qué horarios permiten mayor o menor concentración, cuánto tiempo deben durar los periodos de trabajo, si se prefiere trabajar individualmente o en equipo, etc. Una vez que se conozcan estos detalles, lo mejor es procurar que exista el menor número de distracciones y obstáculos en el día a día.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Antes que nada, se deben plantear metas u objetivos realistas, lo cual significa que sean realizables y concretos. Además, es necesario que el número de metas  establecidas sea pertinente y se ajusten a las habilidades, capacidades y conocimientos personales. Una vez hecho esto, resulta útil planear estrategias a corto plazo que contribuyan al éxito del objetivo general.

Las estrategias se construyen a partir de pasos concretos y específicos, que permitan explotar los recursos con los que se cuenta. Es importante mencionar que la evaluación continua es parte necesaria de las estrategias, pues permite conocer en qué momento del proceso se encuentran los individuos, así como considerar si es necesario replantearse o redirigir algunos planes de acción.

Asimismo, es útil Identificar los valores personales o, dicho de otra manera, establecer qué se está dispuesto a hacer y qué no para alcanzar las metas. Una vez elegidos los valores es trascendental mantenerlos presentes en todo momento, sobre todo a la hora de tomar decisiones.

Finalmente, hay que tener en mente que el liderazgo personal es la clave para crear una identidad profesional y personal, ya que permite lograr los objetivos de manera exitosa y así generar la imagen que se pretender proyectar a los demás. Además, contribuye a superar las inseguridades y el desconcierto presente en la vida diaria.

¿que se necesita para desarrollar el liderazgo personal?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *