Saltar al contenido

Liderazgo participativo

Liderazgo participativo

La manera en que las empresas se organizan ha cambiado mucho en la última década, actualmente se busca que los empleados sean más autónomos y tengan un mayor grado de libertad en sus horarios y en su forma de realizar las tareas.

Una forma de que esto suceda es permitir que los empleados contribuyan en la toma de decisiones de la empresa y por eso existe el liderazgo participativo.

A continuación abundaremos sobre qué es este estilo de liderazgo, qué condiciones se necesitan para ponerlo en práctica y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

El liderazgo participativo tiene como prioridad involucrar a un mayor número de personas en la toma de decisiones, por lo tanto el líder no es el único que participa en este proceso, sino que se aceptan los puntos de vista de más miembros de la empresa.

La decisiones no se toman de forma autoritaria, son expuestas, debatidas y se sujetan a la negociación y el consenso.

Esto incrementa la satisfacción de los trabajadores, permite que los intereses de todos se tomen en cuenta y sobre todo crea más sentido de responsabilidad en los empleados que participan.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Antes que nada se necesita que los miembros del equipo sean capaces de tomar decisiones importantes, que estén comprometidos con el bien de la empresa y que cuenten con el entendimiento de las consecuencias de cada decisión que se tome. Es importante también que el líder esté capacitado para escuchar la opinión y razones que los demás expresan.

Por otra parte, se debe desarrollar un sistema para dialogar, negociar e incluso debatir al tomar las decisiones, es decir, crear una técnica en la que se escuche la opinión de los demás y se pueda llegar a una decisión de manera ordenada.

Finalmente, lo más importante es que las todas las personas que formarán parte del grupo que va a tomar una decisión cuenten con la misma información disponible, sin importar su puesto o posición en la jerarquía de la empresa.

Ventajas y desventajas

Como en todos los estilos de liderazgo, el liderazgo participativo tiene algunas ventajas, pero también tiene ciertas desventajas. ¡Conócelas!

 Ventajas

Entre los beneficios que puedes encontrar con el liderazgo participativo, algunos son:

  • Mayor compromiso con la empresa por parte de los empleados
  • Mayor motivación para alcanzar los objetivos
  • Se crea un buen ambiente de trabajo
  • El sentido y la identidad de grupo se fortalece

Desventajas

Debes tomar en cuenta los inconvenientes de este estilo de liderazgo, algunos de ellos son:

  • Tomar una decisión cuando participan varias personas es más complicado
  • Algunas veces se crearán desacuerdos irreconciliables
  • No todos los líderes están dispuestos o saben cómo escuchar a sus empleados
  • Tomar cualquier decisión de manera grupal toma mucho tiempo y a veces es necesario decidir sobre ciertas situaciones de manera eficiente y rápida

Valora las posibilidades del estilo de liderazgo participativo y si tu empresa tiene las posibilidades, ¡intégralo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *