Saltar al contenido

Liderazgo autoritario

Liderazgo Autoritario aplicado

Actualmente, el entorno laboral requiere que las personas estemos preparadas para ser líderes; por lo mismo, resulta necesario conocer que existen varias formas de serlo. Goleman describió seis tipos de liderazgo, algunos más innovadores que otros y, de ellos, en este artículo conocerás el liderazgo autoritario, el estilo más tradicional para liderar un equipo.

¿Qué es el liderazgo autoritario?

Este estilo de liderazgo se pone en práctica en muchas instituciones antiguas como la milicia, la iglesia e incluso en los hospitales. Sobre todo es común en instituciones donde existe una estructura piramidal muy definida.

Este tipo de líder tiene características psicológicas muy particulares, suelen ser personas que saben cómo trabajar bajo presión y en situaciones de crisis; además de ser personas capaces de asumir las consecuencias de sus decisiones.

El objetivo principal del liderazgo autoritario es obtener resultados exitosos y rápidos. Los resultados a corto plazo son lo más importante; por ello, a largo plazo no siempre se alcanzan buenos resultados, pues no a todos los empleados les gusta trabajar de esta manera. Los empleados descontentos con este estilo de liderazgo probablemente preferirán encontrar una empresa donde el líder escuche sus opiniones y se preocupe por motivarlos.

Ventajas

Entre los beneficios que puede tener aplicar este estilo de liderazgo, el liderazgo autoritario es positivo porque:

  • Se obtienen resultados rápidamente (algo que no aplica en estilos como el coaching o el liderazgo democrático)
  • Los resultados son aquellos que el líder planeó (los empleados siguen al pie de la letra lo requerido por este líder)

Es importante saber que es útil cuando se necesitan soluciones rápidas, pero no se recomienda utilizarlo por un largo período.

Desventajas

El liderazgo autoritario tiene algunos resultados que no son tan positivos, algunos de ellos son:

  • No se considera la motivación de los empleados
  • No se toman en cuenta otros puntos de vista
  • No todos los empleados se muestran cómodos o eficientes acatando órdenes (especialmente si no comparten el punto de vista del líder)
  • No es productivo por mucho tiempo

Como se comentaba en el apartado anterior, no se recomienda utilizarlo por largos períodos de tiempo, ya que los empleados se sentirán oprimidos y buscarán ambientes laborales donde se sientan más escuchados.

¿Cuándo ponerlo en práctica?

Aplicar el liderazgo autoritario resulta útil cuando una empresa se encuentra en estado crítico, ya que los resultados que se obtienen son rápidos y usualmente eficientes. También es favorable cuando los esquemas de trabajo de una empresa fallan y se necesita establecer nuevos hábitos para los empleados.

¿Cuándo no ponerlo en práctica?

Este tipo de liderazgo no es adecuado cuando el líder no tiene más conocimiento y experiencia que el resto de su equipo, ni cuando los empleados perciben al líder sin autoridad.

Tampoco es recomendable cuando se ha excedido el tiempo ideal para este estilo de liderazgo y los empleados presentan continuas quejas contra este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *