Saltar al contenido

Liderazgo afiliativo

personas aplicando el liderazgo afiliativo

Si bien es cierto que el liderazgo es una habilidad necesaria para que un proyecto se lleve a cabo en equipo, hay diversos estilos de liderazgo que son funcionales de acuerdo con las necesidades del mismo equipo de trabajo.En esta ocasión hablaremos del liderazgo afiliativo.

¿En qué consiste el liderazgo afiliativo?

Este liderazgo es muy distinto a los estilos que encontramos con regularidad, pues no se centra tanto en los objetivos ni en las tareas, sino en las personas y sus emociones.

Este tipo de liderazgo es nutritivo y se centra en el desempeño positivo que tienen los miembros del equipo, da relevancia a la lealtad, conecta con todos los miembros y fomenta la interrelación del equipo, consiguiendo un ambiente de armonía y colaboración que da la bienvenida a nuevas ideas y propuestas de trabajo que puedan mejorar el rendimiento o la productividad.

¿Cuándo y cómo se utiliza el liderazgo afiliativo?

Es importante destacar que el liderazgo afiliativo es muy útil ante situaciones muy específicas, como pueden ser: un equipo que acaba de pasar momentos de alta presión o uno que tiene un ambiente donde se sienten desalentados.

Por ejemplo, si acabasen de suceder situaciones complicadas, como un despido general donde se fueron compañeros muy queridos, se acaban de enfrentar a una situación de habladurías en la oficina o el rendimiento de otra área ha sido muy malo, esto les ha afectado en su desempeño y se sienten desvalorizados, es buen momento para utilizar el liderazgo afiliativo.

Una forma sencilla de aplicarlo es centrarse en la retroalimentación positiva, señalar las bondades de los colaboradores y reforzarlo con regularidad, además de fomentar la conversación entre los miembros durante las reuniones y ser honesto con situaciones personales para brindar ese ambiente de empatía.

Uno de los puntos más relevantes acerca de este estilo es que no se puede usar todo el tiempo como única forma de liderazgo o se corre el riesgo de hacer creer que la mediocridad es bienvenida, impide que el equipo mejore su rendimiento y en muchas ocasiones puede desorientar al equipo, ya que no brinda indicaciones precisas sobre las tareas a desarrollar.

Combinarlo es la opción

Combinar el liderazgo afiliativo con el liderazgo orientativo, el cual dicta las directrices de desempeño, proporciona visión al proyecto y fomenta el compromiso es una combinación que garantiza el éxito del proyecto o empresa, sin importar cuál sea o la magnitud del reto a enfrentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *