Saltar al contenido

Decisión

La decisión en el liderazgo

Tomar decisiones es una de las funciones principales de un líder. Por medio de las decisiones tomadas se podrá lograr el objetivo deseado o no, lo cual vuelve la toma de decisiones fundamental.

Te explicamos cómo manejarlo.

¿Qué es decisión?

Una decisión es una elección con la cual se pretende resolver un problema o determinar el destino de una situación, puede hacerse también con el fin de lograr una meta.

La realidad es que tomar decisiones está presente en nuestra vida diaria. Por ejemplo, decidimos qué vestir, qué ruta tomar al trabajo, qué platillo comer, los cambios en casa, etc. Una persona toma cientos de decisiones todo el tiempo, solo que algunas serán más difíciles que otras.

Hay campos donde tomar decisiones se hace mediante una serie de metodologías, como las empresas, donde suelen utilizarse herramientas cuantitativas como estudios de mercado, estadísticas, encuestas y más, con el fin de reducir el margen de error que pueda surgir ante la elección que se deba realizar.

La toma de decisiones

Ahora, ¿cómo tomar decisiones? El proceso que vamos a considerar en este artículo puede ser aplicado en las decisiones personales, las de una empresa o de un grupo indeterminado.

Conoce las etapas.

Etapas para tomar decisiones

1.    Identificar el problema

Tomar decisiones comienza con un núcleo central, que se puede definir como problema; dicho de otra manera, la discrepancia entre un estado actual de cosas y el estado al que se desea llegar. Este problema debe ser identificado por el administrador (o quien vaya a tomar la decisión) para poder tomar acción sobre él.

2.    Establecer los criterios a considerar

Ya que se haya identificado, se deben identificar los criterios que son relevantes para la resolución del problema. Toda persona que toma decisiones suele basarse en criterios, por ello, al momento de identificarlo debe considerarse su entorno: políticas de la organización, fechas límites, crisis financieras, próxima evaluación de desempeño, etc.

3.    Definir la prioridad de cada criterio

Los criterios anteriormente establecidos o considerados pueden ser de variable importancia, así que deben ordenarse por prioridad con el fin de incluirlo en la posterior decisión. Puede realizarse dándole un valor mayor al criterio preferente y luego comparar los demás para valorarlos en relación con el preferente.

4.    Desarrollo de alternativas

En este paso deberás visualizar todas las posibles alternativas que pueden resultar adecuadas para la resolución del problema. Es necesario utilizar la creatividad y diversos métodos de aproximación, con el fin de considerar todos los aspectos posibles de solución.

5.    Analizar las alternativas

Una vez encontradas tus alternativas, deberás analizarlas con mucho detalle estableciendo sus puntos positivos y negativos, según se les compare con los criterios establecidos en la etapa 2 y 3. La alternativa que cumpla mejor con estos criterios será una alternativa con mayor prioridad a considerar, aunque siempre se toman mejores decisiones cuando se cuenta con un abanico de opciones adecuadas.

6.    Selección de alternativa

Se debe seleccionar la mejor alternativa basándose en los criterios y los análisis previos de esta. Este punto puede ser el más complicado, por ello debe elegirse mentalmente una alternativa y analizar las consecuencias de la misma, repitiendo este proceso con dos o tres hasta definir cuál es la menos negativa o que tenga menores repercusiones en el desempeño que se ha tenido hasta el momento.

7.    La implantación de la alternativa

El escenario ideal para esta toma de decisiones es involucrar a las personas que serán afectadas por la misma, así mostrarán una mayor disposición de aceptar la decisión final. Es imprescindible dar a conocer la alternativa elegida y cómo se eligió por medio de una planificación y organización meticulosas.

8.    Evaluar la efectividad de la decisión

En este paso debe juzgarse el resultado de la toma de decisiones. ¿Fue resuelto el problema? ¿Se logró un cambio de forma positiva? Si después de la evaluación el problema persiste, debe analizarse qué salió de lo esperado y regresar al punto 1 para reiniciar el proceso, añadiendo la evaluación de los errores de la decisión anterior.

Hay algunas herramientas que pueden ser muy efectivas para tomar decisiones, en este artículo te hablaremos sobre el árbol de decisión.

¿Qué es un árbol de decisión y para qué sirve?

Un árbol de decisión es una herramienta muy útil que se usa como técnica de resolución de problemas. Para hacer dicho árbol debes trazar “ramas” y “hojas” que delimiten la situación a resolver y las opciones, que suelen ser binarias (solo dos), pero dependiendo el caso pueden ser 3 o más, así como el resultado de cada una de estas decisiones.

La idea de esta técnica es mantenerla sencilla, pero a la vez cubrir todas las ideas.

Ejemplo de árbol de decision

Ventajas de un árbol de decisión

  • Permite la clasificación de nuevos casos, considerando que no existan modificaciones sustanciales en las condiciones de los ejemplos originales.
  • Facilita la interpretación de la decisión adoptada.
  • Proporciona un alto grado de compresión del conocimiento utilizado en la toma de decisiones.
  • Explica el comportamiento respecto a una determinada decisión.
  • Es una buena herramienta para el control de la gestión empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *