Saltar al contenido

Comunicación

comunicacion

En el mundo laboral actual se requiere tener las capacidades para ser un buen líder, lo cual no significa mandar a los demás ni imponer opiniones o prejuicios personales. Un buen líder inspira confianza a sus compañeros de trabajo, sabe escucharlos y sobre todo es asertivo al momento de compartir sus ideas.

Para ser un buen líder y buen colaborador es necesario cultivar diversas cualidades, una de estas es la comunicación; a continuación presentamos qué es, cómo se refleja y cómo podemos desarrollarla.

¿Qué es?

La comunicación consiste en la capacidad de decir o escuchar comentarios y críticas; debe ser bidireccional, es decir, se precisa que las partes involucradas tengan la apertura de dialogar; considerando esto, para desarrollar habilidades comunicativas se debe poner énfasis en por lo menos dos cuestiones: Hablar y escuchar.

Hablar: La capacidad de transmitir claramente las ideas. Para lograrlo, lo más importante es tener en cuenta las características del receptor o de la audiencia que escuchará el mensaje; algunas veces, repetir el mensaje con diferentes palabras ayuda a que los demás entiendan el mensaje exacto que se quiere comunicar. También es importante utilizar las palabras adecuadas para cada circunstancia.

Escuchar: Saber escuchar es la parte de la comunicación que más se ha dejado de lado, sin embargo, es tan importante como saber hablar. Escuchar a los demás nos permitirá conocerlos mejor, aprender de ellos, entender sus necesidad e incluso adoptar algunas de sus ideas.

¿Cómo se refleja en un líder?

Un buen líder es capaz de escuchar adecuadamente a sus empleados y al mismo tiempo es hábil para transmitir sus ideas. Al momento de compartir las ideas es necesario tener en cuenta que no todos los empleados aprenden y comprenden de la misma manera o a la misma velocidad, por ello ayudarse de imágenes o esquemas es conveniente. Otra clave para ser un buen orador es planificar el mensaje que se quiere trasmitir, de forma que sea claro y ordenado y se ahorre tiempo, lo cual tendrá la ventaja de lograr reuniones más eficientes.

Por otro lado, las habilidades comunicativas de los líderes intervienen especialmente cuando estos brindan retroalimentación a sus empleados. Saber cómo darla es esencial para ser un buen líder, pues cuando un colaborador hace bien las cosas es importante decirle qué tan valorado es su labor. Asimismo, cuando alguien realiza mal su trabajo es fundamental indicarle en qué se equivocó y cómo puede mejorar.

¿Cómo aplicarla en la vida cotidiana?

Desarrollar las habilidades comunicativas es un atributo que se refleja en todos los ámbitos de la vida. Las siguientes técnicas y actitudes ayudan a ser mejor en la comunicación:

  1. Estar abierto a las negociaciones
  2. Escuchar los deseos y necesidades de los demás
  3. Expresarse claramente, tanto en el ámbito privado como en el público.
  4. Expresar con tacto los desacuerdos o críticas
  5. Planificar las conversaciones que se desea tener

Finalmente, cabe mencionar que la escritura es parte de la comunicación. Ser bueno plasmando las ideas de forma escrita es provechoso, pues muchas veces la comunicación personal o profesional se lleva a cabo por ese medio, ya sea a través de un correo o bien por un mensaje de texto. Debido a lo anterior, escribir de manera clara ayudará a evitar muchas confusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *