Saltar al contenido

Coaching empresarial

coaching empresarial

El coaching ha surgido a partir de las necesidades exigidas por la globalización y el constante cambio de las estrategias de mercado. Actualmente, es una técnica que ha conseguido validez y fidelidad en diversos sectores de la población, como los ámbitos empresariales y educativos. De hecho, el coaching tiene gran presencia en el ámbito empresarial, pues contribuye a la formación de nuevos líderes y al mejor rendimiento de los empleados.

Hoy te presentamos qué es el coaching empresarial y cómo se lleva a cabo.

¿Qué es el coaching empresarial? 

Este estilo de coaching ayuda a los líderes y empleados de una empresa a mejorar su  efectividad, su competitividad y su productividad. Se enfoca, sobre todo, en mantener motivado al personal, ya que ellos son los responsables del éxito de la empresa.

Ademas, en el coaching empresarial se piensa que los empleados motivados son más eficaces y  crean un mejor ambiente de trabajo.

¿Cuándo ponerlo en práctica?

Cuando una empresa sienta que necesita o puede mejorar el rendimiento de su empresa, el coaching empresarial es una excelente opción, pues por medio de este proceso de acompañamiento los empleados liberan su potencial y con ello mejora el desempeño de toda la empresa.

¿Cuál es el papel del coach?

Lo primero que realiza el coach es la identificación de las habilidades personales de los empleados, principalmente de aquellos que tienen algún puesto de dirección. Se observa su capacidad de comunicación, del manejo del estrés y las situaciones complicadas, de aquellas que involucran un riesgo, su capacidad de liderazgo y específicamente su disposición para trabajar en equipo.

Una vez identificadas las habilidades se analizan las áreas de oportunidad, es decir, aquellos procesos o ejercicios que se pueden realizar de forma más exitosa. Para atacar dichas debilidades de la empresa, el coach guía a los empleados y directores a repensar y reestructurar esas áreas. Después, el coach ayuda a realizar los cambios acordados y acompaña a los empleados en el proceso de adaptación.

El proceso anterior representa una de las mayores ventajas de someterse al coaching empresarial, ya que un coach es un guía experto en el funcionamiento de los equipos y del desarrollo profesional. El coach es un observador, acompañante y motivador y no un asesor; es decir, un buen coach ayuda a las personas a encontrar las soluciones más adecuadas a sus problemas, jamás dirá qué hacer o cómo hacer los cambios. El personal de la empresa propone sus propios cambios o ajustes, lo cual resulta más realista, pues éstos son los que conocen mejor la empresa y sus propias habilidades.

Finalmente, cabe resaltar que el coaching empresarial no involucra solamente un cambio de funcionamiento en la empresa, sino un cambio de pensamiento del personal. Esto ayuda a elevar el potencial de los miembros de una empresa y, por lo tanto, de la empresa misma.