Saltar al contenido

Coaching educativo

El coaching se encarga de maximizar el desarrollo profesional y personal de los individuos, generalmente motivando a las personas a que se comprometan en realizar ciertas tareas de manera constante, aunque existen varios tipos de coaching, entre ellos el coaching educativo.

A continuación, describiremos qué es el coaching educativo, cuándo utilizarlo y cómo gestiona el coach este estilo.

 ¿Qué es?

Es un tipo de coaching que busca crear las mejores condiciones para el aprendizaje y el rendimiento personal. El coaching educativo invita a las personas a reflexionar para encontrar las mejores formas de aprender y propicia que las personas sean más creativas, enfocándose en sus habilidades y conocimientos individuales.

La metodología que se utiliza en el coaching educativo es muy parecida a la mayéutica socrática, la cual consiste en el planteamiento de preguntas y la búsqueda conjunta de las respuestas a dichas preguntas. De esta forma, una de las características más importantes del coaching educativo es que no existe la oposición entre el coach y el coachee, sino que ambos forman un equipo que busca mejorar y aprender en conjunto.

¿Cuándo ponerlo en práctica?

Este tipo de coaching es útil en tres niveles diferentes:

  1. Dirección. Brinda herramientas a los directores o ejecutivos para desarrollar sus habilidades.
  2. Profesores. Se ha enfocado en mejorar la enseñanza, el trabajo en equipo y las habilidades de comunicación.
  3. Individual. En específico con estudiantes, les ha ayudado a mejorar las técnicas de aprendizaje, resolución de conflictos y organización.

¿Cuál es el papel del coach?

En el coaching educativo el coach toma en cuenta cinco puntos:

  1. La meta de este tipo de coaching es desarrollar el potencial de los individuos.
  2. Se debe crear un entorno que permita reflexionar y observar las áreas de oportunidad.
  3. El coach debe propiciar el empoderamiento de los alumnos y hacerlos conscientes de la responsabilidad que adquieren.
  4. La retroalimentación es una característica que debe estar presente constantemente, es clave para que el alumno mejore.
  5. El alumno debe concentrarse en desarrollar habilidades como la atención, la escucha, la participación y la paciencia.

En suma, se ha comprobado que el coaching educativo ayuda a los participantes a establecer sus metas, desarrollar habilidades, ser autoreflexivos y, sobre todo, a mantener la motivación para alcanzar las metas que se proponen.